Cristóbal Colón pide perdón

Cristóbal Colón fue uno de los personajes históricos más debatidos y controvertidos de la historia. Se considera descubridor de un continente, aunque él nunca lo supo ni tampoco llevó su nombre. Su origen y lugar de nacimiento, su verdadera identidad, todo en él ha sido una incógnita hasta la fecha. Los historiadores no terminan de ponerse de acuerdo en relación a su trayectoria, educación ni familia. En esta entrevista le preguntamos por todo y tratamos de esclarecer un poco su vida, con alguna que otra sorpresa…

Con todos vosotros: ¡¡Cristóbal Colón!!


Desde Mis Alturas: Por dónde empezamos… Navegante, almirante, cartógrafo, virrey y gobernador general de las indias Occidentales al servicio de Castilla…¿Con qué cargo se queda usted?

Cristobal Colón: Yo siempre me he sentido navegante, explorador de mundos, descubridor…Mi idea era conseguir una nueva ruta comercial para alcanzar Oriente y lo logré. Cosa que me proponía, cosa que conseguía. Era lo que hoy conocéis como un crack, vaya.

DMA: Ya veo, ya…crack…Además de entrevistarle, igual también le damos alguna que otra información reveladora…

CC: ¿Ah sí? Pues maravilloso. Yo soy muy de informarme, de subrayar lo que leo, de volvérmelo a leer ¿sabe? Muy autodidacta, en definitiva.

Cristobal Colón contento alegre borracho

“Nada como dos botellas de Oporto para hablar de navegación” Solía decir Cristóbal Colón. O al menos eso es lo único que recuerda.

DMA: No sé yo si le va a gustar lo que le tenemos que contar…¡En fin! Entre tanto escrito y tanta investigación sobre su figura, nos llegamos a perder ¿Dónde narices nació usted? ¿¿Es gallego, catalán, andaluz, balear, genovés o sefardí?? Porque hay teorías y estudios para todos los gustos, la verdad…¡Incluso dicen que es de otros países!!

CC: Qué más da en realidad mi origen, hombre. Todos somos ciudadanos del mundo…el cómo y el por qué, como comprenderá, a veces no es tan importante. Por el bien histórico de muchos, diremos que soy genovés. Genovés de Gerona, genovés de Santiago, genovés de Genova…jajajaja, ¿¡A que le he despistado?! Es que me encanta jugar al despiste. Tampoco hay que mostrar las cartas de uno así como si nada, ¿no? Se perdería el encanto…

DMA: Pues sí, Cristóbal. Nos está escamando un poco el tema. Entonces, el italiano era su lengua materna, ¿no?

CC: No exactamente

DMA: ¿Y entonces?

CC: Bueno, pues yo me comunicaba, en términos generales. Las respuestas absolutas siempre son muy excluyentes. Chapurreaba un poco de todo y no dominaba bien casi ninguna lengua…Así éramos algunos en mis tiempos. Había que sobrevivir. Fíjese que yo iba con la idea de toparme con chinos al llegar a Asia y en cambio encontré nuevas razas ¡Pues no pasa nada! Al principio me dije, qué extraño y apoyé la barbilla en un brazo doblado, que siempre da aire como de persona profunda que se piensa un problema seriamente…Pero luego exclamé: Venga, Cristóbal, será una región nueva de Asia ¡No hay problema!

DMA: Ya…Es usted todo un misterio, ¿eh?

CC: No hombre no, solo gusto de preservar mi identidad y privacidad. Que si no, a la que uno se descuida se hace famoso mundialmente y tampoco es algo que me entusiasme, mire usted.

Toscanelli mapa

Toscanelli y sus mapitas. Aquí vemos las islas que encontraría Colón al navegar con rumbo fijo Oeste.

DMA: Antes de emprender su gran proyecto en las Indias, ya se había convertido en un avezado navegante por el Atlántico, ¿qué nos puede contar?

CC: Efectivamente. Italia, Inglaterra e incluso una isla bastante más al norte, Islandia, visité. Como buen marinero tuve tiempo de bajar a las Canarias y conocer parte de África, incluso las Azores. Me sentía más cómodo en el mar que en tierra firme. También me interesaban mucho las historias de ultramar y de los isleños…siempre hablaban de otras tierras hacia el Oeste, otras tierras hacia el Oeste…y de un tal Erikson que había visto estas tierras. Y por eso le fui dando vueltas al tema…hasta que nada más pudo ocupar mi cabeza.

DMA: Además de esos rumores insulares ¿cuál fue el germen de su proyecto para alcanzar Asia?

CC: Pues con tanto rumor de otras tierras me puse a investigar. Topé con las Cartas de Toscanelli y leí mucho a un tal Marco Polo, ¿lo conoce?

DMA: Sí, claro. Lo tuvimos hace poco por aquí.

CC: Ah, muy bien. Me alegro. El caso es que la ruta de oriente se había complicado mucho con la caída del Imperio Romano de Oriente. Se tardaba mucho y era más peligroso llegar a la India, y sobre todo más caro. Asi que pensamos en buscar una nueva ruta comercial para traer el oro y las especias tan solicitadas en Europa. Lo que más me preocupaba, de hecho, era que se me adelantara otro, por eso intenté apresurarme ¿sabe usted?

DMA: Ajá. Y por eso se documentó tanto, ¿verdad?

CC: ¡Claro! Yo pensé en resumidas cuentas, tira para el oeste, Cristóbal, todo recto y se llega. Era pura geografía, puro cálculo…La terra incógnita no podía ser tan amplia ¿qué podía fallar?

DMA: Y sí falló algo…¿Cómo fue su error de cálculo entre millas árabes e italianas?

CC: Calla, calla…prefiero cambiar de tema.

DMA: Pero hombre, ya que ha venido, cuéntenos. A lo largo de la historia muchos errores y descuidos han traido grandes descubrimientos, como el suyo por ejemplo.

CC: Pues que yo calculé, mil demonios me lleven, la distancia entre Canarias y Cipango (actual Japón) en millas italianas, que son mucho más cortas que las árabes y claro…me salió una distancia que pensé, estamos ahí en menos que canta un gallo, con un poco de viento a favor…

libro enseñanza siglo XV

En esta agrable imagen vemos las enseñanzas inculcadas en la mente del siglo XV y anteriores. De ahí las dudas de la corona de Castilla para financiarle el viaje a Cristóbal Colón.



DMA: Y no fue así…

CC: ¿Que si no fue así? ¡La distancia en millas árabes era cuatro veces mayor! Ni loco me habría metido yo en esa carabela si llego a saber eso. Era lanzarse a una empresa temeraria. Me lié, me lié. Entre la medición de Posidonio, el grado terrestre de Ailly y los mapas de Toscanelli, al final se me fue el cálculo de las manos.

DMA: Cuando tiene ya su plan previsto de viaje comienza lo más difícil: buscar financiación. Portugal le rechaza sus planes de viaje en un primer momento. ¿Por qué?

CC: Así fue. Primero de todo se lo propuse a Portugal. Vivía allí, me sentía cómodo y pensé que no me lo iban a negar, pero sorpresa la mía cuando Juan II me dice que de ninguna manera. Me lo dijo en portugués, ya se imagina, pero la contundencia fue la misma. Que si ellos estaban avanzando por África y lo mío era una temeridad, que si al salir de Canarias habría que contar con Castilla y eso ni hartos de Oporto…Asi que les dije: Ahí os quedáis. Y me fui a los reyes católicos.

DMA: Y Castilla también se lo niega inicialmente… ¿cómo consigue que le financien?

CC: Pues a través de muchos contactos, muchas presentaciones y mucha perseverancia. Ellos se veían que iban tarde en su carrera marítima con Portugal, pero a la vez tenían otras preocupaciones internas, como la expulsión de los árabes, la cohesión del reino…No tuve que sudar veces, sangre y ríos de tinta hasta lograr convencerles…Pero al final, lo conseguí, como siempre.

DMA: Y llegamos a las capitulaciones de Santa Fe…

CC: Eso es. Como buen comerciante, cuando ya entraron en mi juego les exigí el oro y el moro…que lo decíamos mucho en mis tiempos, con aquello de la reconquista. Básicamente, gran parte de lo que descubriera recaería sobre mí, en forma de diezmos, de títulos o de honores. ¡¡Iba a ser rico!! ¡¡¡Muy rico!!! Mi trabajito me había costado, eh, cuidadito.

El viaje de Cristóbal Colón, una aventura en toda regla

DMA: Y se echó a la mar con tres barcos y 90 hombres.

CC: Eso es. Y unas ganas que no habrían cabido ni en 100 carabelas.

DMA: De los cuatro viajes que hizo, ¿con cuál se queda?

CC: Pues hombre, esta es una pregunta muy difícil. Cada uno tuvo algo especial…Llegar a Asia por esa nueva senda siempre fue emocionante para mí. Lo emocionante del primero, la firmeza del segundo, más de mil tios ahí metidos en alta mar…las dificultades para organizar el tercero y las aventuras del cuarto…

mapa educativo colores cristobal colón

Los 4 viajes de Colón, indicados en diferentes colores para uso y disfrute de todos los lectores (menos los daltónicos)

DMA: Cristóbal, le tenemos que confesar que nunca llegó a las Indias, en realidad, ni a Asia. Descubrió América, un nuevo continente, pero no Asia…

CC: Hombre, cómo que no. Si eso es bien sabido por todo el mundo, ¿no? Está escrito en decenas de pergaminos en la Casa de la Contratación, en el archivo de Indias…

DMA: Ehhhh, no, Cristóbal, no. Tiene gracia porque se le considera el descubridor de un nuevo continente, aunque hay muchas dudas de que no fuera el primer explorador europeo de las Indias. Sin embargo, terminó llamándose América, por Americo Vespucio…Cuánta controversia, ¿no le parece?

CC: Me está dejando usted de piedra, compañero. ¿En serio no llegué a Asia?

DMA: Así es, igual que lo mencionado anteriormente. El planisferio de Waldseemüller le quitó todo el mérito a su descubrimiento y bautizó como América al Nuevo Mundo, ¿qué opinión le merece?

CC: Pues que no sé ni para que he venido…

DMA: Hombre, pero su figura sigue siendo de importancia universal. Fue el primero en trazar una ruta de ida y vuelta a través del Atlántico y sobre todo, lo difundió.

CC: Ya, supongo…

DMA: Cambiando de tercio, con el descubrimiento del Nuevo Mundo se crea una nueva época. Nuevos alimentos de uno y otro lado, descubrimientos y enriquecimiento cultural por ambas partes. ¿con qué se queda usted?

CC: Pues mira a mí me gustaban mucho las patatas. Saciaban mucho el apetito y se podían preparar de todas las formas habidas y por haber. Fue un gran hallazgo, además del maiz, la calabaza… ¡Y los tomates! Qué sabor, madre mía.

DMA: Por cierto, hablando de hallazgos, ¿qué le dicen estas palabras: ¡Tierra a la vista!?

CC: Hombreeeeee, Rodrigo de Triana. Que buen chaval, siempre de buen humor, siempre atento mirando el horizonte…Eso sí, todos sabemos que yo vi tierra antes y no dije nada para darle una sorpresa a los chavales, por eso los cien mil maravedíes me los quedé yo…El muchacho se pilló un rebote…pero es que al César lo que es del César, oiga.

DMA: Ya en su día y con todas las investigaciones posteriores, gran parte de América del sur le acusa de vejaciones, tiranía, malos tratos…¿tiene algo que decir en su defensa?

CC: Bueno, a ver. Lo cierto es que la situación se nos fue de las manos. Estábamos cansados, teníamos pocos efectivos y la población local a veces era amistosa, a veces era más beligerante. Lo cierto es que íbamos ya tensos desde Castilla. Pensando que era Asia, fue llegar y tomar posiciones defensivas. A todo el que veíamos le preguntábamos por el Gran Kan, con la intención de charlar apaciblemente, pero  nunca aparecía. Debíamos pronunciarlo mal o sin acento, porque es que no nos entendían…Así pues, fuimos avanzando y conquistando más territorio cada vez.

DMA: Entonces, ¿considera que la forma de actuar no fue la mejor?

CC: Claro que no. Fue un poco salvaje. Pero entre las presiones de Castilla, nuestra ignorancia de los lugareños y los tiempos que corrían…No éramos conscientes de tal barbarie, bueno, un poco sí, pero al hacerlo en nombre de Castilla, todo quedaba como más diluido.

Colón pide perdón

DMA: En las generaciones venideras, su nombre no ha sido muy estimado en los países latinoamericanos… ¿Quiere decirles algo después de tantos siglos?

CC: Sí, claro, fui demasiado duro. Lo siento, me equivoqué. No volverá a ocurrir. Esta frase se la he escuchado a vuestro último monarca, por eso la repito tal cual. Pido disculpas públicamente por la forma en que llegamos e increpamos a la población local. No llevamos ni una botella de vino, ni un entrante ni nada…muy malas formas para ser nuevos en esas tierras.

DMA: Actualmente muchos lo consideran una invasión, Cristóbal…Quizás sus disculpas sean un tanto desacertadas…

CC: Bueno, pues perdón por todo, en general. Ya le he dicho que se nos fue de las manos. Tampoco mi intención era ir a degüello contra los indígenas (que al final muchas veces sí, vale) sino encontrar una ruta nueva comercial…

DMA: Bueno, bueno. Esto sí que es un titular. Ha pedido perdón por su tiranía. Por otro lado, tampoco las enfermedades europeas ayudaban mucho a los locales…¿no le parece?

Cristobal Colón indígenas reyes católicos

“Traeme algo, traeme algo” le dijo Isabel en el II Viaje a Colón. Y más que algo, le trajo a alguien. Unos cuantos nativos para disfrute de su majestad.

CC: Ciertamente. Caían como chinches. Al principio no lo entendíamos mucho, pero poco a poco supimos que era por la falta de esas enfermedades en esas lejanas tierras. Oiga, le estoy dando vueltas a lo de América…y me pregunto, algo habrá quedado con mi nombre, ¿no?

DMA: Bueno sí, Colombia y dos regiones de Norteamérica, la Columbia británica en Canadá y el distrito de Columbia en Estados Unidos…

CC: Pues vaya gracia. Tantos viajes, tantos empeños, para que al final haya quedado únicamente eso.

DMA: Bueno y hay multitud de estatuas con su figura, en homenaje a su proeza… ¡Eso no está tan mal!

CC: Ya…si usted lo dice…Por cierto, que para este evento de la entrevista y tal, podía usted haber convocado a algunos de mis insignes compañeros de alta mar…Don Juan de la Cosa, Don Pedro Alonso Niño, cualquiera de los hermanos Pinzón…

DMA: Sí, lo pensamos  ¡Pero no había sitio para tantos!

CC: Ya…Pues a ver si para otra ocasión.

DMA: Claro que sí, Cristóbal. Muchísimas gracias por atender nuestra entrevista y confíamos que todo siga bien por ahí.

CC: Gracias a vosotros por sacarme a la luz de nuevo. Le estoy dando vueltas a eso que me ha dicho de América…y tengo que investigarlo yo, ¿eh? No me queda claro que no fuera Asia todavía…lo tenía yo muy claro como para que alguien del futuro me venga ahora con esas vainas…


 

Con esto nos despedimos hasta la semana que viene. Espero que el peculiar testimonio de Cristóbal Colón os haya gustado. Si es así, ya sabéis. Compartid y comentad, que siempre hace ilusión. Si no os ha gustado, dejad el ordenador ya, hombre, que hace muy buen día para salir a la calle.

En el próximo capítulo de ocasión nos visitará Annie Londonderry, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en bicicleta. Pasad buena semana y hasta entonces.

Con la colaboración difusiva de Historias de la historia.





 

Opt In Image
Subscríbete al blog y te regalamos
¡¡18 libros viajeros + 10 fotos!!

¡¡Únete a nuestros viajes y disfruta con cada nuevo paisaje!!

Sólo por subscribirte, te enviaremos "18 libros para viajar desde casa",
(una selección de grandes obras viajeras)
junto con 10 de mis fotografías favoritas de nuestra
(media) vuelta al mundo ´15, para usar como fondo de pantalla.

Ah, y todo ¡¡¡GRATIS!!!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subscríbete al blog y te enviamos:

    Escribe tu mail y sigue nuestros viajes!!!!