¿Por qué fue tan misterioso el final de Amelia Earhart?

Primera mujer en volar el océano Atlántico, consiguió una decena más de marcas aéreas. Amelia Earhart era toda una celebridad en EEUU hasta que en su periplo más difícil y sofisticado, desapareció de los radares. Su objetivo era ser la primera mujer en dar la vuelta al mundo en avión. Tras una búsqueda de meses por el gobierno de Roosevelt, se especuló sobre su aciago destino y surgieron varias teorías. Desde las más catastrofistas, estrellarse en el mar, a las más conspiranoicas, ser atrapada y asesinada por los japoneses…En esta entrevista nos cuenta qué le ocurrió finalmente en su trágico final. ¡No te lo pierdas!. Hoy en Viajeros de la historia: Amelia Earhart.


DESDE MIS ALTURAS: Hello Amelia! And welcome to viajeros de la historia!! Very nice to meet you!!

AMELIA EARHART: hi!! El placer es mío. Un gusto volver a la esfera mediática.

DMA: Bueno, vamos con la entrevista. Estamos deseando llegar a la parte más polémica de su historia…

AE: Pues nada, nada, adelante. Estoy aquí para contarlo todo.

DMA: En su infancia, como le ocurría a Ida Pfeiffer, ya destacaba por tener costumbres un poco distintas a las de las chicas de su edad, ¿no es así?

AE: Sí bueno…desde luego no iba a estar sin moverme, con vestidos almidonados y jugando a las cocinitas. A mí me gustaban las cosas divertidas, como escalar árboles, montar en trineo, disparar a las ratas…en fin, cosas animadas y aventureras.

DMA: ¡Claro que sí! Bien dicho. Seguir los clichés es siempre muy aburrido. De pequeña, cambió mucho de residencia por sus padres, ¿no?

AE: Sí, eso es. Por los cambios de trabajo de mi padre tuvimos que mudarnos en varias ocasiones. Eran tiempos difíciles…luego además llegó la Gran Guerra Mundial…

DMA: Tengo entendido que ahí fue cuando se alistó como enfermera voluntaria para cuidar a pilotos heridos, ¿no?

AE: Exacto. Fui hasta Toronto para conocer nuevas facetas y tener nuevas experiencias y aproveché para conocer las instalaciones del cuerpo aéreo real…Allí fue justamente donde me comenzó a picar el gusanillo de la aviación.

DMA: Entonces parece que fue vocacional su profesión…¡Un amor a primera vista!

AE: Sí, totalmente. Luego en Long Beach, California, tuve la suerte de volar unos minutos sobre Los Ángeles y allí ya caí rendida a los pájaros de metal…Ya me entiende.

amelia plane avión

DMA: Poco a poco se fue haciendo un nombre en el mundo de la aviación norteamericana… Se sacó su licencia de piloto. Comenzó a comercializar algunos aeroplanos y promovió la aviación entre las mujeres, ¿no?

AE: Sí…Fueron unos años muy frenéticos. Siguiendo con la metáfora del amor, esos primeros años de romance fueron un no parar. Todo el día involucrada en acciones relacionadas con la aeronaútica. ¡Qué maravilla!

DMA: Y un día recibe la llamada del capitán H. Rinley y su vida da un giro radical…

AE: ¡Exacto! A ver, considero que mi vida ya había cambiado bastante, pero cuando Rinley me llama para proponerme ser la primera mujer en cruzar el océano Atlántico…le dije: Really?!?!?!?! No me lo podía creer. Al final no viajé yo sola en esa ocasión, iba con un técnico y un piloto…pero parecía que el mundo quería darme a mi todo el reconocimiento…

DMA: Y de hecho así fue…

AE: Sí…En Inglaterra solo me hacían entrevistas a mí. Al regresar había ganado muchísima notoriedad, escribí un libro…bueno, bueno, un desenfreno. Pero yo siempre dije la verdad, que en realidad, había más gente involucrada en aquél salto del océano.

DMA: Lady Lindy le llegaron a apodar…

AE: Sí, jeje. Porque decían que me parecía mucho a Charles Lindbergh, el piloto hombre que hizo el mismo trayecto en solitario.

DMA: Y además continuó apoyando e impulsando la aviación entre mujeres…

AE: Con varias carreras aéreas, un club de aviación para mujeres y diversas actividades sociales.

amelia earhart pensando

DMA: Muy interesante. ¿Cuántos records tiene en su haber?

AE: Uy, pues unos cuantos, ¿eh? Mi primer record de altitud lo obtuve en 1922, al volar a unos 14.000 pies. Después con mi Lockheed Vega logré ser la primera mujer en cruzar el Atlántico en solitario, esta vez ya en serio, la primera persona en hacerlo dos veces…También el de la distancia más larga volada por una mujer sin parar y el record de hacerlo en el menor tiempo posible

DMA: Vaya, no está nada mal. Ha dicho que al final consiguió cruzar el Atlántico en solitario, ¿no?

AE: Sí, claro. Había ya varias mujeres a punto de hacerlo y fui yo la que me lancé al cielo. Mi marido, el publicista Putnam, me animó mucho y bueno, fue toda una aventura.

DMA: Ya me imagino. ¿cómo lo logró? Porque imagino que en esa época era difícil unos viajes de esa magnitud, sin piloto automático ni poder dormir…

AE: Pues sí. No tomaba ni café ni té para mayor dificultad. Asi que tuve que mantenerme despierta oliendo sales. Y tomando un poco de sopa de vez en cuando. Cuando llegué a Irlanda, algo que no estaba planeado, no me lo podía creer.

DMA: Entiendo que después de esta hazaña los reconocimientos y homenajes ya no se detuvieron, ¿no es así?

AE: Así fue. Me dieron premios, llaves de ciudades, simbólicamente claro…me arroparon en varias concentraciones multitudinarias…Yo no cabía de alegría en mi misma…Hacer lo que me gustaba y que tanta gente me lo reconociera. Era un sueño hecho realidad.

DMA: También consiguió volar por el Pacífico, desde Hawai hasta California…

amelia earhart plane



AE: ¡¡Sí!! Fue increible. Todo fue genial durante el recorrido y por fin logré esa ruta, en la que antes habían fallecido algunos compañeros aviadores…

DMA: Y entre tanto éxito y tantos vuelos, llega 1935 donde decide que ya va a tirar la casa por la ventana y va a intentar viajar por todo el mundo…

AE: Ajá. Eso es. Quería conseguir el único record que me faltaba a mi modo de ver. Ser la primera mujer en volar por todo el globo y haciendo la mayor distancia posible circunnavegando el globo en su ecuador.

DMA: ¡Guau! Suena a una aventura impresionante…

AE: Así fue….así empezó al menos. Conseguimos hacer ¾ partes del recorrido. Llegamos hasta el norte de Australia, en Darwin. Pero desde allí se complicaron las cosas…

DMA: Ya…el resto de la historia la conocemos. Bueno, sabemos que desapareció, pero lo cierto es que hay varias teorias sobre su desaparición…

AE: ¿Ah sí? Me encantaría conocerlas, por curiosidad….

DMA: Pues básicamente se barajan 3…Que el avión se estrellara cerca de la isla de Howland por mal tiempo y falta de combustible; que naufragaran en alguna pequeña isla del archipiélago de Kiribati o la más rocambolesca, que los apresaran los japoneses en las islas Marshall en las tensiones previas a la 2ª gran guerra.

AE: Jejeje, vaya tela la de los japoneses. No, no corrimos esa suerte. La respuesta correcta es…

DMA: ¡Qué emoción!

AE: La segunda opción, tristemente. Básicamente tuvimos que aterrizar de emergencia. Estábamos perdidos y no nos llegaba el combustible, asi que tuvimos la suerte de poder hacerlo en una playa, no sin llevarnos algún golpe y dañar seriamente el avión, por supuesto. A partir de ahí ya os podéis imaginar, tampoco voy a entrar en detalles…Bebiamos poco, comíamos menos porque casi no había nada, y sobre todo no conseguimos que nadie nos rescatara, porque aquella preciosa isla estaba vírgen. Totalmente desierta.

DMA: Vaya, menudo contratiempo…

AE: Pues sí…cosas que pasan. Así que fue por inanición principalmente.

DMA: Ya entiendo. En todo caso su historia fue increible. Llena de proezas, logros y grandes viajes. Un ejemplo a seguir.

AE: Sí, lo sé. Dio pena no haber conseguido el objetivo final, pero sin duda fue una vida plena y muy frenética. Qué duda cabe.

Amelia earhart avión plane

DMA: ¿Te arrepientes de haber emprendido ese último viaje?

AE: ¡¡¡No!!! Jamás. La vida está para vivirla, para gastarla y consumirla. De qué sirve llegar a viejo con un cuerpo sano, perfecto, sin haber disfrutado el mundo y todo lo que nos rodea. Hay que cansarse, sudar, tener lesiones, heridas de guerra, arrugas del frío o del sol, en definitiva, vivir.

DMA: Vaya, menudo testimonio final nos dejas, Amelia. Ha sido un gusto tenerte aquí. Te deseamos grandes vuelos.

AE: Muchas gracias a vosotros. Que vaya muy bien.




Y con este viaje de altos vuelos os dejamos hasta la semana que viene. Ya sabes, si te ha gustado: ¡Comenta! ¡comparte! ¡Difunde!

Y si por el contrario no te ha parecido nada interesante…sal un rato a la calle, hombre, que el día se ha quedado muy bueno!! 😉

Con la colaboración difusiva de Historias de la historia.

Opt In Image
Subscríbete al blog y te regalamos
¡¡18 libros viajeros + 10 fotos!!

¡¡Únete a nuestros viajes y disfruta con cada nuevo paisaje!!

Sólo por subscribirte, te enviaremos "18 libros para viajar desde casa",
(una selección de grandes obras viajeras)
junto con 10 de mis fotografías favoritas de nuestra
(media) vuelta al mundo ´15, para usar como fondo de pantalla.

Ah, y todo ¡¡¡GRATIS!!!

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subscríbete al blog y te enviamos:

    Escribe tu mail y sigue nuestros viajes!!!!