La pequeña Bélgica y sus rincones

¿Quién dijo que vivir a base de mejillones, gofres, chocolate, patatas fritas y cerveza no es posible? Cualquier persona cabal, podríamos pensar. En cambio, unos días por Bélgica quizás te hagan cambiar de opinión.

Se puede. Sí que se puede. Al menos durante una semana (y seguramente con meses posteriores de sobrepeso) Degustar todo tipo de mejillones elaborados de mil y una forma, probar exquisitos y cuidados chocolates o disfrutar de las más de mil cervezas que fabrican en este pequeño país con ciudades de cuento, es una realidad.

cervezas bélgica bruselas

Si a eso le añadimos gofres riquísimos por cada esquina, que incluso se pueden comer perfectamente solos, gracias al sabor que ya de por sí tienen o una oferta de quesos bastante amplia, la parte gastronómica, la tenemos servida. Eso sí, ningún gofre fuera de Bélgica os volverá a saber igual. Una desgracia viajera, como otra cualquiera.

canales brujas edificios

En cuanto a lo estrictamente monumental, turístico y paisajístico, Bélgica es un país bonito, cómodo y fácil de visitar en pleno centro de la denostada Europa. Probablemente sus ciudades reciben menos atención de la que merecen. Muchos visitantes intentan aunar una o dos ciudades por día, caso de mochileros o aquellos que combinan Países Bajos con el pequeño reino del chocolate (Amsterdam está a unas 2 horas en tren desde Bruselas y puede resultar cómodo y recomendable ir a pasar un día por allí). No obstante, merece la pena perderse por las calles de Gante o Brujas, dejando que pase el tiempo, encontrando rincones mágicos, canales de sopetón que no pensábamos ver ahí.

Qué ver y qué hacer en Bélgica

A continuación os dejamos con nuestra opinión de las principales ciudades del país que hemos visitado, algunos consejos prácticos e información útil.

BRUSELAS

Monumental, práctica y el corazón político y administrativo de la Unión Europea. Tiene alguno de los iconos más importantes del país, como el Atomium o el famoso Manneken-pis, robado y ultrajado por franceses e ingleses, disfrazado con todos los atuendos imaginables y un punto siempre atiborrado de gente.

Atomium bélgica bruselas

Además de pasear por la gran Plaza y alrededores del casco antiguo para contemplar los puntiagudos edificios de corte flamenco, también puedes merodear los edificios más importantes de la Unión y visitar algunos de los muchos museos de pintura y todo tipo de artes, que abundan en la ciudad. Si te gusta el chocolate, es tu ciudad. Hay un museo de chocolate y los ojos te harán chirivitas con las fuentes de 5 pisos de chocolate fundido cayendo…Si te gusta la cerveza, no dejes de ir al Delirium tremens. Una macro-cervecería que ostenta el record guiness de mayor carta de cervezas disponibles. Un poco caras, eso sí, pero poder tomarse una Cruzcampo sevillana, una quilmes argentina, una Cobra india, una Asahi japonesa y así hasta un libro entero, os lo aseguro, tiene su mérito.

comic bruselas pared

El sitio además goza de un ambiente muy internacional y agradable. Hasta que tanta cerveza empieza a hacer efecto, claro, y la cosa se desmadra. Por último, destacan las paredes de edificios llenas de comics, llegando a haber una ruta del comic, creada por grandes dibujantes belgas e incluyendo algunos de los personajes más importantes de la cultura belga, como el propio Tintín.

fuente chocolate bélgica

BRUJAS

Pequeñita pero muy monumental. Decenas de canales surcan sus calles. Casas bajas. Sauces llorones. Puentes de piedra y fachadas coloridas. Muy turística, cierto es, pero siempre puedes encontrar una calle menos transitada, un rincón donde disfrutar del silencio o un café menos comercial. Parece un plató medieval. Su fama ha hecho que los precios de pernocta y los lugares para comer estén un poco disparados, y es preferible dormir en Bruselas, donde la oferta sigue siendo más amplia.

canal brujas bélgica



puente bélgica

Además, se ve en un día a ritmo muy lento. Destacar puntos interesantes no es necesario, porque es tan chiquita que resulta fácil no perderse nada, pero por si adoras las listas por encima de todas las cosas, no te pierdas la plaza Mayor, la torre Belfort, muy característica de la ciudad, la plaza Burg, con su ayuntamiento (Stadhuis) o la iglesia de nuestra señora o como se diría en el bonito acento flamenco, Onze Lieve Vrouwekerk.

GANTE

gante monumento palacio

Entre todas las ciudades de Bélgica, Gante es mi favorita. Su centro histórico es un cuento de hadas, difícil de igualar ni siquiera por Brujas. Recuerdo varios puntos donde mirase al lugar que mirase, todos eran edificios de más de 4 o 5 siglos. Uno de estos lugares sobrecogedores…cuando no te los esperas. Quizás si todo el mundo te comenta lo precioso de sus plazas, canales y edificios, tus expectativas viajan demasiado alto, pero a priori es muy impresionante. Para seguir tratando de convencerte, te diré además que tiene edificios y plazas típicas, como Bruselas, canales con sus puentes y fachadas pegadas, como Brujas, pero además un castillo imponente, iglesias y buena gastronomía.

AMBERES

La capital mundial de los diamantes (produce el 85% mundial) tuvo una gran importancia histórica como ciudad europea comercial. Actualmente mantiene su esplendor, pero no llega al nivel de Gante, Brujas o incluso Bruselas, bajo mi punto de vista. Si es la primera ciudad que ves dentro de Bélgica te va a gustar. Mucho. En cambio, si ya has visto arquitectura de estilo flamenco, iglesias y catedrales o plazas por el país, quizás te sepa a poco o a más de lo mismo. El castillo de Amberes (Het Steen) sí que es algo diferente para visitar así como su estación de tren, una de las mejor construidas y adornadas del mundo.

castillo amberes bélgica

LIEJA

Fuimos a Lieja porque oímos hablar de sus gofres, supuestamente distintos a los deliciosos del resto del país. Ya nos habíamos convertido en gofre-zombies con lo cual no entendíamos a otras razones… La ciudad en sí nos decepcionó. No tiene gran cosa. Alguna iglesia, palacios y fachadas curiosas, pero nada que no hubiéramos visto ya. Para colmo, los ansiados gofres de Lieja tampoco nos parecieron tan distintos. Si tienes pocos días y no te apasiona la idea, no hace falta que dediques un día a esta ciudad, es más industrial y con menos puntos de interés.


Para moverte por las ciudades de Bélgica lo mejor es el tren. Las principales ciudades están muy bien comunicadas por una excelente red ferroviaria, los precios son buenos y en menos de una hora estás en cualquiera de las ciudades que comentamos. Así puedes alojarte en un mismo sitio de Bruselas con mejores precios por mayor número de días. Otra opción, claro, es airbnb, si no la conoces puedes leer aquí de qué va.

Bélgica es en definitiva, un país bonito, muy tranquilo y cómodo, al que puedes viajar tanto con 15 como con 65 años, con o sin niños, uno más dentro de nuestra tranquila Europa, en el que disfrutar de historia, cultura y por supuesto, gastronomía.




Opt In Image
Subscríbete al blog y te regalamos
¡¡18 libros viajeros + 10 fotos!!

¡¡Únete a nuestros viajes y disfruta con cada nuevo paisaje!!

Sólo por subscribirte, te enviaremos "18 libros para viajar desde casa",
(una selección de grandes obras viajeras)
junto con 10 de mis fotografías favoritas de nuestra
(media) vuelta al mundo ´15, para usar como fondo de pantalla.

Ah, y todo ¡¡¡GRATIS!!!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subscríbete al blog y te enviamos:

    Escribe tu mail y sigue nuestros viajes!!!!