La (casi) primera vuelta a África en barco

Navegante y geógrafo griego del siglo II antes de Cristo, Eudoxo de Cícico fue un atrevido explorador que llegó a India y recorrió gran parte de los mares occidentales. Hay quien le atribuye la primera circunnavegación de África aunque con dudas, ya que no se sabe a ciencia cierta si llegó a culminar su recorrido.


DESDE MIS ALTURAS: Bienvenido a nuestra sección de grandes viajeros de la historia, Eudoxo.

EUDOXO DE CÍCICO: Gracias, gracias, la verdad es que no acostumbro a tener este tipo de reuniones extratemporales muy a menudo.

DMA: Es un honor para nosotros tener un ilustre navegante como usted. Si le parece comenzamos con la entrevista…¿Por qué su apelativo “de Cícico”?

EDC: Pues es evidente, ¿no? Porque nací allí. Una bonita ciudad costera en la región de Misia, dentro de Anatolia (actual Turquía)

DMA: Ajá. ¿cómo comenzó sus andaduras en el mar? Se sabe poco sobre su figura por lo que nos interesa mucho saber sobre usted.

EDC: Bueno, pues principalmente por una serie de contactos comencé a navegar el mar arábigo al servicio del faraón Ptolomeo VIII, el gordinflón, como le llamaban, jejeje, y a partir de ahí me fui dando cuenta de que era lo mío, lo que me gustaba y donde me sentía más cómodo.

DMA: Ah, bien. A partir de ahí comenzó su exploración del subcontinente indio…¿Qué o cómo consiguió esta hazaña en esos siglos tan tempranos de nuestra civilización?

EDC: Pues los vientos monzónicos del océano Índico, muy señor mío, ayudaron bastante a tal logro.

eudoxo de cícico

Aquí vemos a Eudoxo de Cícico a punto de decir en una discusión “Sí, pero…”

DMA: ¿Y cómo conoció los vientos monzónicos del océano Índico? Porque me imagino que hasta ese momento no era algo que se supiera con facilidad…

EDC: Efectivamente. La clave fue un naúfrago indio que rescatamos en un viaje por el mar rojo. Devendra, se llamaba. Poco a poco nos fuimos haciendo amigos y también poco a poco me fue enseñando los secretos de los vientos monzónicos y cómo soplaban con tal fuerza que llegar hasta su país de origen era pan comido.

DMA: ¿Cuántos viajes llegó a realizar a la India?

EDC: Pues fueron dos. El primero con Devendra, y el segundo ya sin guía. Él se quedó en su país, muy feliz por cierto, y yo ya conocía el recorrido, por lo que no tuve problema en navegar por mi cuenta.

DMA: Pero esos viajes no estuvieron exentos de polémica, ¿no es así? Quiero decir, que ni en su época ni en siglos posteriores muchos investigadores se creían del todo que hubiera completado este viaje…

EDC: ¿Ah no? Pues peor para ellos…Regresé con especies y piedras preciosas, si eso no fue prueba suficiente de que llegué a India…pues no sé que quieren que demuestre…

DMA: Ya claro, lo entiendo, pero al haber tan poca documentación de la época…a veces cuesta confirmarlo.

EDC: Yo solo digo que ya había barcos indios y árabes que se habían reunido en puertos intermedios para comerciar…por lo que era evidente que se podía llegar…

DMA: Sí, pero no griegos…de ahí surgen las dudas.

EDC: Claro, no griegos hasta que llegué yo, pero a partir de ese momento y gracias a la ayuda de mi amigo Devendra…todo cambió.

DMA: De acuerdo, de acuerdo. Nosotros confiamos en su recorrido. ¿En su tripulación había un marinero conocido como Hippalus?

EDC: Sí, claro. Hippalus, un buen hombre. Muy perspicaz y buen aprendiz. Lo recluté de un pequeño pueblo cercano a Cícico. ¿Por qué lo pregunta?

DMA: Hmmm, por algo que no le va a gustar…Históricamente se le atribuó a él el descubrimiento de los vientos monzónicos del Índico para navegar con los vientos a favor…

EDC: No me lo puedo creer…!!!! En serio?! Pero si lo aprendió conmigo?!?!?!?!

DMA: Ya…bueno…la historia a veces tiene estas cosas…no termina de ser justo, lo sé, pero así es como es…

EDC: Maldigo su nombre una y mil veces…

DMA: Bueno, Eudoxo, no pasa nada…ya pasó hace muchos siglos. Sea como fuere, al poco tiempo de su hallazgo más y más barcos griegos fueron realizando esa ruta con frecuencia, por lo que contribuyó muy positivamente al desarrollo y esplendor de su país.

EDC: Sí, supongo, pero mira que llevarse él todo el mérito…

DMA: Vayamos a la cuestión principal de su historia: ¿Recorrió toda la costa de África sí o no?

EDC: ¡Pues claro!

ruta seguida eudoxo cícico

Principales viajes de Eudoxo de Cícico



DMA: Ah, bueno…yo le pregunto porque hay serias dudas históricas al respecto y de hecho, se cree firmemente que no llegó a conseguirlo…Pero bueno, comencemos por el principio. ¿En qué momento tuvo la idea de explorar África? Cuando hasta ese momento se pensaba incluso que era una isla…

EDC: Pues a la vuelta del segundo viaje a India…Nos desviamos un poco del camino marcado y cerca de Etiopía, encontramos una buena embarcación de madera con una proa hecha de esculturas de caballos…

DMA: Vaya, qué sorpresa, ¿no?

EDC: Así fue. La llevé conmigo a Egipto y allí tras mostrarla a mercaderes y sabios supieron decirme su origen: Gades (actual Cádiz) lo que significa que era un barco de una lejana tierra que había llegado hasta allí…

DMA: Y fue por este motivo que también se animó a emprender tal viaje, ¿no?

EDC: En efecto. Reuní todos mis ahorros, consideré que era la mayor aventura de mi vida y con 2 embarcaciones y unos cuantos hombres emprendí la expedición rumbo a lo desconocido. También salí de Gades para tratar de mantener la misma ruta.

DMA: Fracasó en un primer intento y lo volvió a intentar una segunda vez…

EDC: Sí…la tripulación estaba ya extenuada de los vientos, el mar y el sol, por lo que la primera vez tuvimos que ceder en nuestro empeño. En la segunda ocasión, sin embargo, con nuevas embarcaciones…sí que lo conseguí.

DMA: En cambio, no hay evidencias históricas de ese logro, Eudoxo. Únicamente algún testimonio posterior del investigador y científico Plinio el viejo atesoran su consecución…¿De veras lo consiguió?

eudoxo cícico barcos griegos antiguos

barco antiguo

EDC: Que sí, hombre, que sí. Lo conseguimos. No fue fácil. No sobrevivieron todos mis hombres, pero volvimos casi hasta el punto donde habíamos partido…lo que pasa…

DMA: Pero casi hasta el punto, no es hasta el final…

EDC: Bueno, cuando estábamos ya cerca de Egipto nos pilló una tormenta tremenda y naufragó nuestra embarcación principal, lo reconozco, con tan mala dicha que a los pocos días también perdimos la otra y en definitiva…no logramos seguir adelante.

DMA: Vaya, entonces, aunque nos estábamos ilusionando con su inaudito testimonio histórico, fue cierto que no llegó a conseguirlo.

EDC: Supongo que sí…

DMA: Sin embargo sí realizó un par de grandes viajes hasta India y además se atrevió a algo tan difícil como la navegación de África…Por eso su nombre ha pasado a la historia. Tiene muchísimo mérito, Eudoxo.

EDC: Sí, bueno, supongo que sí…pero me hubiera gustado tanto conseguirlo…

DMA: Ya, hombre, ya, pero no siempre se consigue lo que uno quiere…

EDC: Ya supongo.

DMA: Bueno, Eudoxo, ha sido un placer y un honor tenerle aquí hoy con nosotros. Muchas gracias por acudir a nuestra llamada.

EDC: Gracias a vosotros por invitarme. Hasta la próxima.




Y hasta aquí el Viajeros de la historia de esta semana. A partir de ahora vamos a escribir esta sección cada dos semanas, para ir intercalando con artículos viajeros de otro estilo…Os esperamos en dos semanas con Gertrud Bell, viajera y espía británica de comienzos del siglo XX.

Con la colaboración difusiva de Historias de la historia.

Opt In Image
Subscríbete al blog y te regalamos
¡¡18 libros viajeros + 10 fotos!!

¡¡Únete a nuestros viajes y disfruta con cada nuevo paisaje!!

Sólo por subscribirte, te enviaremos "18 libros para viajar desde casa",
(una selección de grandes obras viajeras)
junto con 10 de mis fotografías favoritas de nuestra
(media) vuelta al mundo ´15, para usar como fondo de pantalla.

Ah, y todo ¡¡¡GRATIS!!!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subscríbete al blog y te enviamos:

    Escribe tu mail y sigue nuestros viajes!!!!